Se apaga la llama

DE LOS V JUEGOS JUVENILES NACIONALES, CON UNA GRAN CONVIVENCIA.

Tras nueve días de competencias en 18 disciplinas deportivas siendo las 5.22 de la tarde de este domingo 26 de marzo se apagó la llama de los V Juegos Juveniles Nacionales, que congregó la participación de alrededor de 2 mil 500 atletas de las 10 provincias y dos comarcas, que demostraron el talento y que el futuro deportivo panameño está garantizado.

En acto encabezado por el director general del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes) Roberto Arango; del subdirector, Mario Pérez, además del director de Administración, Abdiel Marengo; la directora de Deportes y Recreación, Ana de Girón y el asesor Técnico, Alberto Barrera, se efectuó la clausura de esta justa deportiva, pero en un ambiente de convivencia entre las delegaciones participantes, en el mismo escenario en que se inauguró esta fiesta deportiva, la emblemática arena Roberto Durán.

“Espero verlos a muchos de ustedes el próximo año cuando celebremos los sextos juegos juveniles”, señaló Arango, al momento en que felicitaba a los atletas por el arrojo, entrega y disciplina demostrado durante esta justa, por lo que consideró a todos como ganadores, más allá de los que lograron las medallas.

Arango se mostró muy agradecido por el respaldo recibido por los funcionarios de Pandeportes. “Estoy muy orgulloso por el recurso humano con que contamos en esta institución que como una familia se unió en trabajar en las diferentes comisiones antes, durante y después para éxito de los juegos”, resaltó el jerarca del deporte panameño.

Después de una presentación artística a cargo de bellas empolleradas del Instituto América, el frío reinante en la arena Roberto Durán se calentó con la llegada de Phantom, quien encendió la tarima para el delirio de los atletas.

Luego de la espectacular presentación de Phantom, los últimos atletas que intervinieron en esta justa, tomando en cuenta que otros ya habían finalizado sus competencias, salieron de la arena Roberto Durán, con un doble sentimiento, la tristeza por la conclusión de los juegos, pero la alegría de representar con dignidad los colores de sus respectivas provincias y comarcas y listos para abordar los buses de retorno a casa, pero con la satisfacción de la integración de nuevas amistades.

Durante esta clausura también se repartieron trofeos a las cuatro delegaciones que ocuparon los puestos cimeros. La provincia de Panamá logró el primer lugar con 212 medallas, repartidas en 85 de oro, 68 de plata y 59 de bronce, seguido de Veraguas con un total de 115, de las cuales, 35 de oro, 32 de plata y 48 de bronce.

La tercera ubicación para Chiriquí con 82 preseas, 30 de oro, 24 de plata y 28 de bronce y cuarto para Panamá Oeste con 82, con 28 de oro, 25 de plata y 29 de bronce.

Los comentarios están cerrados.